En la página Amigos a los que les gusta Lewinson Art, fue seleccionado en el mes de Octubre 2019, por su calidad y talento, el artista Jorge Porras, para ser entrevistado y publicado en esta Galería Virtual, la cual fue creada para difundir el arte.

1. ¿De dónde eres?

Soy de Ecuador, de la provincia de Imbabura conocida como la provincia de los lagos, de un pueblito lleno de magia y encanto llamado Cotacachi.

2. ¿Cómo te iniciaste en el arte?

No podría establecer un día en que empezó mi oficio de creador y de artista pues siempre me vi dibujando y pintando, rayando paredes y coloreando pisos. Pero ya de una forma más consciente fue después de empezar mis estudios de arte en la Universidad. Pero fueron años de búsqueda y experimentación los que van formando al artista y su mundo.

3. ¿Qué te inspira para realizar una obra?

Sobre todo hay mucho trabajo y mucha curiosidad, eso acompañado de un respiro poético denominado inspiración crean un chispazo de creatividad. Me inspira el ser humano y todo lo que encierra el “ser”; la fantasía, el amor, la historia, la ciencia, la magia, la sensualidad, y sobretodo el ser espiritual, ese punto de perfección en que el hombre se desarma en esencia y es parte del todo.

4. ¿Platícanos alguna experiencia interesante de tu vida como artista?

Cuando uno crea lo hacemos para uno mismo, pues es la necesidad de transmitir eso que se desborda de nuestro universo personal y hay un sentido de empatía de la gente que se conecta con el trabajo de uno y la obra cobra trascendencia. Y es así que hay ocasiones que se ha podido comercializar obra a gente completamente enamorada de mi trabajo y se lo llevan felices a colocarla en su casa y resulta que cuando ve la misma obra la pareja de esta persona, a ella no le gusta, es mas hasta puede disgustarla y han tenido que devolver la obra con toda la pena del caso. Uno saca como conclusión que no todos vemos el mundo de la misma manera. Mientras unos ven ángeles, otros ven demonios, pero eso no está en la obra, sino en la cabeza y el corazón del espectador.

5. ¿Te gusta trabajar un tema en especial?

Si hay algunos temas que me gusta trabajar con detenimiento, por ejemplo, el mito, la historia, la ciencia, la fantasía y el lado espiritual del ser humano. ¿Qué artistas han influido en tu obra? Siempre menciono por principio a los genios universales como Leonardo con sus cuadernos de apuntes, Miguel Ángel con ese poder total sobre las formas y el color, Rembrandt con su manejo de la luz al igual que Vemmer. Pero mis artistas de cabecera se volvieron, Gustave Klimt y Gustave Moreau, únicos e inigualables.

6. ¿Qué respuesta ha tenido el público acerca de tu obra?

La respuesta siempre ha sido con una sonrisa y sorpresa y más cuando me conocen, siempre me comentan que esperan ver al creador de la obra a un hombre cargado de años y de barba blanca, quizás es ese misterio de un universo ancestral lleno de magia que el espectador crea a un artista de similar característica tras de la obra. Pero puede ser también ese conocimiento que se ha ido acumulando en el transcurso de las vidas y los diferentes universos a través del tiempo, lo que comunico en mi obra y crea fascinación en el observador. La crítica ha sido muy buena, y siempre estoy buscando por todos los medios de expandir mi trabajo y poder llegar a más lugares y más lejos.

7. ¿Tienes alguna obra favorita de las que has realizado?

Uno podría decir que todas son mis favoritas pues como a hijos se las quiere a todas por igual, pero siendo honestos hay favoritas en las que he tomado de modelos a mis hijos o mi esposa y tienen una carga extra de sentimiento y cariño.

8. ¿Qué harías para interesar más a la gente en el arte?

Mucha gente tiene un prejuicio con el arte, hasta mi taller han llegado buscando una terapia o un pasatiempo y el momento menos pensado se encuentran atrapados por el arte, vendiendo sus obras y exponiendo y además han sanado sus males y les ha cambiado la vida. El arte es una necesidad y todos lo llevamos dentro, pues nos enamora un atardecer, un bello ramo de flores; ahora hay que dar el siguiente paso y dejar salir el arte, es una forma de liberar el espíritu y curar el alma.