La obra pictórica de Liz Reza se manifiesta como un contenedor de las expresiones emocionales y los sentimientos individuales.

La Experimenta a través del pulso del que escribe sus emociones. Y recrea diversas caligrafías para dar testimonio de las experiencias humanas que van más allá de las palabras.

E S Cómo dice el poeta Gerardo Diego, uno de los grandes exponentes de la generación del 27 en España ”Las palabras a veces no son nada"  porque las palabras a veces son una naranja y los sentimientos el jugo.

Estas caligrafías representan también un electrocardiograma de lo no dicho por no poder ser expresado a través del lenguaje. Es por eso que la obra de Liz Reza viaja a través de las aguas subterráneas del inconsciente humano y se adentra en las profundidades más íntimas y silenciosas del corazón. Con esto pretende establecer un puente entre lo que se puede nombrar y entre lo que solo se puede sentir, para reflejar la vida que palpita adentro de la impotencia, la injusticia, la lucha por la supervivencia hasta llegar a dar constancia de la más sublime compasión. Mucho ha de recoger esta tierra fértil en palabras.

El latido de las palabras.

Más allá de las palabras:

Palabras que palpitan.

Palpitación de las palabras.

Palabra abierta.

Un recorrido de lo tangible a lo invisible.

 

Dé clic sobre una imagen para agrandar

 

tardeynoche
extasis
latribu
azul
espacio

La tarde y noche de los desaparecidos de Ayotzinapa
Mixta sobre tela
100 x 150 cm. cada pieza (díptico)
$9,000 mx

Éxtasis
Acrílico sobre tela
120 x 100 cm,
$3,500 mx

Azul
Mixta sobre madera
30 x 30 cm. cada pieza (polítpico de 4 piezas)
$3,000 mx

La tribu del agua
Mixta sobre tela
100 x 80 cm.
$3,500 mx

Espacio
Mixta sobre tela
40 x 60 cm. cada pieza (díptico)
$3,000 mx

Contacto

Envíenos un mensaje